Cambio de rumbo y tecnología

Represa Rincón del Bonete - Cambio de rumbo y tecnología

La guerra europea, trasformada en mundial y las presiones internas y externas y hasta un presunto complot nazi contra el pais, hicieron para el gobierno de Alfredo Baldomir imposible mantener los compromisos alcanzados con los alemanes para seguir adelante con las obras de la centralk del Rincón de Bonete. Primero hubo de prohibirse el flujo comercial y financiero con las naciones del eje Berlín-Roma-Tokio Alemania, Italia y Japón, luego vino la ruptura de relaciones con el gobierno de Hitler, y en junio de 1942 todos los técnicos germanos fueron devueltos a su país de origen. De ahí en más, era necesario un cambio de rumbo y de tecnologías.

Realizar una obra de las dimensiones de la del Rincón del Bonete en medio de una guerra mundial, no era poco desafío.

La RIONE decidió enviar a los Estados Unidos a los ingenieros; Antonio de Anda, Franco Vázquez Praderi, Luis Jauge, Víctor Campistrous, Alberto Cagno, y Juan Carlos Rezzano, éste último como jefe de la misión.

El objetivo era estudiar la ingeniería necesaria, viajando por represas en construcción u operación (como la de Boneville en el Río Columbia), para realizar la adaptación y montaje de los nuevos equipamientos electromecánicos adquiridos en ese país.

Como condición para el otorgamiento del aval bancario desde los Estados Unidos, para la adaptación del proyecto de Ludin a la nueva maquinaria adquirida allí, se contrata a la consultora "Harza Engineering Company" de Chicago. Las empresas contratadas por la RIONE para la construcción de los equipos fueron; General Electric Co. de Nueva York para los generadores, Westinghouse Electric de Nueva York para las instalaciones eléctricas de baja, media y alta tensión, Morgan Smith de Pennsylvania para la turbina Kaplan, Woodward Governor de Rockfork Illinois para el regulador de velocidad de las turbinas, US Steel Export de Nueva York para los aceros de las torres de alta tensión y estructuras, General Cable Corp. de Nueva York para los cables de 34,5 kV y otros, Harnischfeger Corp. de Nueva York para los dos grúas puentes, Delta Star Co de Chicago Illinois las estructuras de la estación de alta tensión, Dravo Corp de Pittsburg Pennsylvania para las compuertas del vertedero, A.D. Cook Inc. de Lawrenceburg Indiana para las bombas del pozo de vaciado, Allis Chalmers Manufacturing Co de Milwaukee Wisconsin para los compensadores sincrónicos, Ohio Brass Co. de Manfield para los aisladores de la línea de transmisión.

Además de los ingenieros que viajaron a Estados Unidos a aprender sobre centrales hidroeléctricas, en la obra trabajaron oficiales electricistas y mecánicos llevados de la UTE, capataces y peones rurales, provenientes de todas partes del país. Ellos serían, muchas veces a pesar de sus pocos conocimientos teóricos con que contaban, los que resolverían problemas más básicos, como disponer un taller de fundición en Rincón del Bonete, o realizar el montaje de las grúas puentes sin contar con un solo plano o esquema de montaje.

Construcción de la represa (1941) A pesar de total carencia de elementos de seguridad adecuados, en todo el período de construcción de la obra, solamente se registraron cuatro muertes por accidentes de trabajo, guarismo que se mantiene hasta hoy día en este tipo de obras, no produciéndose ninguna muerte en la creciente de 1959, la obra de renovación de la central, y más de 60 años de operación y mantenimiento de la misma.

En enero de 1943 se contrata en los Estados Unidos la fabricación de la turbina y generador de la Unidad 2, máquina que estaba más avanzada al momento de abandonar la obra el Consorcio alemán CONSAL. También la RIONE debió finalizar la obra civil de varios pilares en margen izquierda y derecha, la casa de maquinas, el cierre de aperturas provisorias en los pilares, el local del generador de emergencia, muros laterales el lecho amortiguador, desarmes de ataguías y limpiezas, y hasta la construcción del pasabarcos, y desvío del ferrocarril en pueblo Cardozo.

Las adaptaciones debían cambiar la normalización alemana a británica (empleada también en los Estados Unidos). A pesar de ello la frecuencia de red europea de 50 Hz, no cambió a 60 Hz, dado que 50 Hz era la frecuencia de red ya adoptada en Montevideo.

Textos y contextos

Tecnología estadounidenses, pero trabajo uruguayo


Extraído del artículo titulado "Una epopeya uruguaya", publicado pen el suplemento "Que pasa" del diario "El País" (17 de diciembre de 2005) por Franklin Morales
    En lo político el batllismo no perdonaba a Terra el golpe de Estado y sus sangrientas secuelas. En los actos de campaña para la elección de 1942 que ungiría presidente a Juan José de Amézaga, se oía reclamar la demolición de la obra de Terra... la represa entonces todavía inconclusa.

    Esta opresiva coyuntura nacional además se daba en un mundo que al redoble del tambor nazifascista marchaba hacia una hecatombe.

    La certeza de la guerra llevó a tomar recaudos agregados al contrato en la presidencia de Alfredo Baldomir, que sustituyó a Terra en los álgidos años 1938-43.

    Algunos materiales en viaje fueron detenidos en puertos de Italia y España, entre ellos dos primeras turbinas Kaplan, que se hallaban en Vigo. Uruguay apeló a Londres por una protección internacional de "tránsito inocente", pero ésta no fue aceptada y las turbinas terminarían en una represa de Austria. El indispensable y costosísimo cobre, el mayor conductor de calor y electricidad después de la plata, pagado íntegramente por Uruguay y que por contrato debía hallarse almacenado en Alemania, había sido secretamente desviado por los alemanes a su industria de guerra.

    El año 42 marcaría un quiebre definitivo. Las reacciones continentales contra "el Eje" compuesto por Alemania, Italia y Japón se multiplicaron, sobrevino una ruptura de relaciones masiva, se libraban las históricas batallas de Stalingrado, El Alamein y Birmania que detuvieran el avance de las bestias. En Uruguay se expulsó al personal alemán de Rincón del Bonete.

    Fue un retiro "no vigilado", con los riesgos implícitos. Quedaba sólo la estructura de hormigón u "obra blanca" casi terminada con la perspectiva de quedar en eso, un cascarón vacío. No había absolutamente nada de los cuatro fundamentos de generación hidráulica: ninguna turbina, ni un kilómetro de los cientos necesarios para establecer las líneas transmisoras a Montevideo, ni las estaciones y subestaciones receptoras y de distribución de electricidad en la capital.

    Llegaron los suministros adquiridos a 11 represas estadounidenses, principalmente de General Electric y Westinghouse, pero nada más.

    En los trabajos no intervino ninguna empresa privada y de hecho ningún profesional extranjero. Sólo vinieron dos ingenieros por breves días, uno para supervisar el montaje de las turbinas, el otro de los generadores.

    Pero nada hubiese sido posible de no contar con anónimos, inesperados y formidables aliados. Peones rurales llegados con bombachas de campo, faja y alpargatas devenidos obreros industriales que, juntos, vencieran en la mayor prueba que ha enfrentado el Uruguay independiente.

Uruguay neutral, pero en guerra


Hundimiento del Graf Spee La Segunda Guerra Mundial llegó a las costas uruguayas con un episodio que se grabó para siempre en la memoria de los pacíficos lugareños: el ataque del acorazado alemán RM Admiral Graf Spee por naves británicas, y su posterior boladura frente a las costas de Montevideo en diciembre de 1939.

Quizás por eso, el Uruguay de los años cuarenta estaría signado por las repercusiones de la Segunda Guerra Mundial que acapararon la atención de la ciudadanía, los titulares de los diarios y los informativos radiales. Bajo la influencia de Estados Unidos, el gobierno uruguayo reforzaba su adhesión a la política panamericanista de una indisimulada tendencia aliadófila y dejaba por el camino la política de neutralidad decretada al principio de la conflagración en setiembre de 1939.

Tal "neutralidad"  había hecho de Montevideo un punto clave de las actividades nazis y fascistas en el cono sur americano, que implicaban la organización de las colectividades, la multiplicación de "organismos" solidarios o de ayuda, y la reproducción de estructuras partidarias de corte totalitario.

Entre la población sensibilizada desde lo del Graf Spee y por la copiosa información de la radio, los medios escritos y el cine, existía por ello un clima de conspiración generalizada donde las denuncias de actividades nazis eran moneda corriente.

Además comenzaban a iniciarse movilizaciones de ciudadanos simpatizantes del Eje con el patrocinio apenas disimulado de las embajadas italiana y alemana, y se gestaba una oposición popular a las mismas que impulsaban los diarios "El País" y El "Día".

Cartel promocional del filme 'El gran dictador' Pero también había situaciones "de hecho". Por ejemplo, en enero de 1941, tras provocaciones de los marineros de los navíos italianos Adamello y Fausto (internados en el puerto desde el 10 junio de 1940 tras no poder regresar a Italia por el boqueo británico en el Atlántico Sur) pretendiendo alterar el estreno de "El gran dictador, de Chaplin, derivaron con el concurso de las organizaciones fascistas en Uruguay. en una verdadera batalla campal a lo largo de 18 de Julio y reforzado el sentimiento antinazi y antifascista que se desplegaba por todo el país.

Entre todo ésto, en mayo de siguiente se creaba la "Comisión Investigadora de Actividades Antinacionales" y el 18 de junio de ese mismo año se promulgaba la "Ley de Asociaciones Ilícitas". Los partidos políticos, en tanto, sufrían serias fisuras internas y sus fracciones se realineaban en torno a las divergentes posiciones en materia de política exterior. Batllistas, nacionalistas independientes, comunistas y socialistas. abrazaron la causa aliada. Mientras tanto, herreristas y terristas, pese a su definición de neutralidad política, no lograban ocultar sus simpatías por el nazifascismo.

El hecho cúlmine que demostraba que el peligro existía, y dejaba de ser latente para hacerse manifiesto, fue el lunes 30 de junio de 1941, cuando la opinión pública se estremecía con la noticia de que en la ciudad de Durazno se había producido un atentado real y concreto por parte de grupos nazifascistas.

Los diarios montevideanos y del interior titulaban en grandes caracteres: "El nazismo cumplió ayer en Durazno otra etapa de penetración de nuestra patria" ("El País"); "En Durazno se perpetró un crimen de cuño nazi" ("El Plata"); "Un suceso sin precedentes: Las manos armadas de los nazifascistas descargaron alevosamente sus proyectiles y su odio contra el pueblo reunido que exteriorizaba su fe democrática" ("Democracia" de Durazno).

En ningún rincón del país se permaneció indiferente a ese atentado, cuyo saldo fue de varios heridos y un ciudadano muerto: paradójicamente, un traseunte de filiación herrerista.

De acuerdo a la crónica periodística, ese mismo día estaba programado en la ciudad de Durazno un acto promovido por simpatizantes de los países del Eje. A este acto concurriría una caravana de autos procedentes de Montevideo, encabezada por el diputado y director del diario pronazi "Libertad", Alejandro Kayel, luego de asistir a un almuerzo organizado en la casa de un tal Carlos Morganti.

El "almuerzo" se procramaba a beneficio de la Cruz Roja italiana, concurriendo al mismo unos doscientos fascistas, presididos por el jefe del Partido Fascista en Uruguay, el presidente de la Scuola Italiana, el presidente de la Asociación de Combatientes de Montevideo, el presidente del Circolo Italiano y miembros de una tal "Agrupación de ciudadanos uruguayos descendientes de italianos y amigos de Italia.

El cónsul honorario de Italia en Durazno está prevenido de la organización de una manifestación antifascista de repudio y no tuvo mejor idea y recuado que sortear esa situación recolectando suficientes municiones. La "caravana de bienvenida" (e unos nueve automóviles) pretende recorrer la ciudad pero en el centro de la ciudad capital departamental, pero una muchedumbre le cierra el paso. Tal acto de repudio encabezado por b´asicamente por estudiantes que coreaban consignas tales como "Viva la democracia" o "Abajo el fascismo", se enfrenta a los fascistas: se suceden insultos. agresiones, pedreas y de repente, fuego graneado desde loa autos de la caravana. El resultado la muerte de un aciano de nombre Gregorio Morales y ocho heridos, en su mayoría estudiantes, entre los cuales uno de nombre Walter Medina, de diecisiete años de edad baleado en la cabeza.

Los hechos de Durazno provocaron la unánime condena de la población . En distintas ciudades del país (Mercedes, Florida y Artigas y por supuesto en Durazno y en Montevideo) hubo actos de repudio. Y las autoridades gubernamentales, levantaron su voz de alarma através del ministro del Interior, el "riverista" y director de "La Mañana" y "El Diario" Pedro Manini Ríos.

Ya las actividades de grupos nazi fascistas venían siendo denunciadas en el Parlamento y en la prensa capitalina, que cargó sus tintas contra la campaña propagandística al ya nombrados diario pronazi "Libertad" y su director, el diputado Alejandro Kayel. Al respecto de Kayel, es importante destacar que dentro de su labor parlamentaria se encontraba un proyecto de ilegalización del Partido Comunista, presentado en 1937 que no fue aprobado.

Y los hechos de Durazno fueron desbordantes para que en la Cámara de Representantes se designó una Comisión Especial con el cometido de proponer una fórmula legal que permitiera la clausura de ese diario. Además en julio el diputado Kayel fue suspendido (desaforado) de la actividad legislativa por "delitos de prensa" al haber confesado que artículos claramente de "prédica totalitaria" del medio que dirigía eran se du propia pluma.

Mientras tanto los responsables de las bala asesinas (entre ellos el principal acusado, el ya nombrado Carlos Morganti) fueron procesados con prisión.

Carguero italiano Adamello Un detalle al margen, es que los navíos italianos antes nombrados (Adamello y Fausto) junto con los también internados "Isaura" y "Christian Sass" (de bandera  dinamarquesa) fueron requisados en septiembre de 1941, con el objetivo de aliviar las deficiencias de aprovisionamiento que afectaban la economía nacional.

El carguero “Adamello” fue reparado, reacondicionado y rebautilzado con el nombre "Montevideo" (con la señal distintiva CXAJ), y puesto al comando del Capitán de Fragata José Rodríguez Varela. No obstante la actividad del "Montevideo" fue muy corta. El 9 de marzo en viaje a Nueva York cargado con carne, cueros y carga general, es torpedeado, cañoneado y hundido por el submarino italiano Enrico Tazzolli en aguas del Caribe. Morían catorce de sus tripulantes, y los 35 restantes se salvaron luego de una odisea de seis días, a la deriva cuando fueron rescatados por un mercante holandés frente a las costas de Haití.

Ley nº 9.936 de asociaciones ilícitas

    ORDEN PÚBLICO
    SE HACE LA DEFINICIÓN DE LAS SOCIEDADES ILÍCITAS, SE DAN
    NORMAS PARA DISOLVERLAS, ESTABLECIÉNDOSE GARANTÍAS , ASÍ
    COMO CASTIGOS EN LOS CASOS QUE COMPROMETEN EL RÉGIMEN
    INSTITUCIONAL DEL PAÍS, SE DISPONE LA VIGILANCIA DE
    ORGANISMOS DE ENSEÑANZA, COMERCIALES, ETC., Y SE COMPLETAN
    ESTAS DISPOSICIONES

    El Senado y la Cámara de Representantes de la República Oriental del Uruguay, reunidos en Asamblea General,

    DECRETAN:

    Artículo 1º.
    Se consideran asociaciones ilícitas:
      1º Las que difundan ideas contrarias a la forma de gobierno democrático-republicana, adoptada en el primer inciso del artículo 72 de la Constitución.
      2º Las de carácter político o social, excepción hecha de las de carácter religioso, que en su organización o funcionamiento o directrices o finalidades o provisión de recursos, estén vinculadas a la voluntad de una persona o de un poder extranjero, o de cualquier entidad extraña al país, en vez de estarlo a la de sus asociados.
      3º Las constituidas en la República con finalidades de acción política en el exterior, y
      4º Las que usen enseñas, uniformes, símbolos o saludos que singularicen a partidos, tendencias o entidades políticas extranjeras.

    Artículo 2º.
    Cuando uno o varios miembros de una asociación, asumiendo o no su representación, incurrieran en actos de los que hacen ilícitas a dichas asociaciones, serán pasibles éstas de disolución si toleraran los actos prohibidos, manteniendo en su seno a quienes hayan incurrido en su realización.

    Artículo 3º.
    El Poder Ejecutivo, por intermedio del Ministerio del Interior, disolverá por decreto las asociaciones ilícitas, depositando los libros, dineros y todo cuanto les pertenezca en el Depósito Judicial de Bienes Muebles o en la Dirección de Crédito Público, según corresponda, a la orden del Juzgado de Primera Instancia en lo Civil que esté de turno.

    Artículo 4º.
    Si los dirigentes de la asociación declarada ilícita se agravia de la resolución por considerarla injustificada, podrán recurrir dentro de tercero día ante el Consejo de Ministros, de cuya resolución no habrá recursos. Este recurso no tendrá efecto suspensivos.

    Artículo 5º.
    Si la asociación ilícita se propusiese la realización de actos de violencia contra el régimen institucional de la república o contra los Poderes Públicos, sus directores o cualquier otro integrante de la misma que tuviera participación en ello serán sometidos a la justicia criminal la que según la forma y garantías legales, les aplicará la pena de dos años de penitenciaría y si fueren extranjeros dispondrá también su expulsión del país, salvo que por la gravedad del delito estén comprendidos en las disposiciones de los artículos 132 y 150 y siguientes del código Penal.

    Artículo 6º.
    Serán consideradas instituciones docentes extranjeras las que den instrucción principalmente en otro idioma que el nacional y éstas estarán sujetas al contralor que determine el Poder ejecutivo en la reglamentación a dictarse al solo efecto de comprobar que no se apartan de sus fines educativos.

    Artículo 7º.
    Queda prohibida toda introducción al país de panfletos, diarios, periódicos, volantes o folletos de propaganda política comprendidos en el inciso 1º del artículo 1º de esta ley, sin la autorización del Ministerio del Interior, a quien se deberá solicitar la referida autorización, acompañando un ejemplar de las publicaciones; podrá ordenar el Ministerio la apertura de los envases que la contengan dando aviso previo a las personas o entidades a quienes vengan dirigidos.

    Artículo 8º.
    El Poder Ejecutivo queda facultado para imponer requisitos o limitaciones de contralor y vigilancia de los organismos públicos o privados fundamentales a la vida económica industrial o comercial del país.
    La intervención del Poder Ejecutivo se concretará a la adopción de medidas requeridas por el orden público.

    Artículo 9º.
    No podrán las radios ni la prensa -nacional o extranjera que circule en el país- propalar ninguna propaganda que agravie a mandatarios o países con los cuales mantenga relaciones el nuestro, o que incite a desórdenes o tumultos públicos o a vías de hecho contra personas o cosas con motivo de la actual conflagración europea.
    Comprobada la notoriedad de una propaganda de esa naturaleza, el Poder Ejecutivo por intermedio del Ministerio del Interior, por resolución fundada podrá suspender la estación de radio o el diario que haya incurrido en ella por el término de uno o quince días, según la gravedad del hecho. En caso de reincidencia la suspensión será de uno a tres meses.
    La resolución del Ministerio del Interior será apelable, dentro de tercero día, ante el Consejo de Ministros. Este recurso no tendrá efectos suspensivos.
    Exceptúase de las disposiciones de este artículo la difusión textual de los documentos originados por actos oficiales.

    Artículo 10.
    Las disposiciones de los artículos 7º, 8º y 9º regirán sólo mientras dure la actual guerra europea.

    Artículo 11.
    Comuníquese, etc.

    Sala de Sesiones de la Cámara de Senadores, en Montevideo, a 18 de junio de 1940.

    JOSÉ ESPALTER,
    Presidente.
    José Pastor Salvañach,
    Secretario.


    MINISTERIO DEL INTERIOR

    Montevideo, 18 de junio de 1940.

    Cúmplase, acúsese recibo, comuníquese, publíquese e insértese.

    BALDOMIR.
    MANUEL E. TISCORNIA.



Decreto-Ley nº 10.214 sobre funciones de la Comisión Investigadora de Actividades antinacionales

    COMISION INVESTIGADORA DE ACTIVIDADES ANTINACIONALES
    SE REGLAMENTAN LAS FUNCIONES
    El Presidente de la República, en uso de sus facultades extraordinarias y con la conformidad del Consejo de Estado,
    DECRETA:

    Artículo 1º.- La Comisión investigadora de Actividades Antinacionales, constituída por Acordada de la Suprema Corte de Justicia de 10 de Marzo de 1942, para el cumplimiento de sus funciones de investigación, centralización de informaciones y denuncia, dispondrá de los siguientes poderes jurídicos, a ejercer directamente o por intermedio de dos o más de sus miembros comisionados especialmente al efecto:
      A) Realizar allanamientos solicitando para ello orden escrita de Juez competente.

      B) Citar e interrogar a todas las personas que considere conveniente. Los citados estarán obligados a concurrir a prestar declaración. Los que se nieguen a concurrir sin causa justificada serán conducidos por la fuerza pública, a requerimiento de la Comisión, permaneciendo en arresto hasta que declaren (artículo 228 del Código de Instrucción Criminal), sin perjuicio de que, cuando corresponda, sean castigados por la autoridad competente como autores del delito previsto por el artículo 173 del Código Penal.

      C) Disponer en los casos en que lo juzgue necesario la mayoría de los miembros presentes la confección de fichas en las que consten los datos relativos a las personas citadas. Este fichero tendrá carácter estrictamente reservado a sus fines.

      D) Requerir de las autoridades públicas dependientes del Estado o Municipios las informaciones que estimare necesarias para el cumplimiento de sus cometidos.

      E) Reclamar el auxilio de la fuerza pública toda vez que fuere necesario a los mismos efectos enunciados en la última parte del inciso anterior.

      F) Contratar los servicios de las personas que actuarán bajo su dirección inmediata en todo el territorio de la República.

      G) Constituir Comisiones de técnicos de carácter honorario, para su asesoramiento.

      H) Denunciar a las autoridades competentes toda actividad antinacional de la que la Comisión hubiere tenido conocimiento, suministrando todos los antecedentes del caso.

    Artículo 2º.- Las vacantes que se produzcan en la Comisión a que se refiere el artículo anterior serán llenadas por la Suprema Corte de Justicia.

    La Suprema Corte de Justicia podrá remover a los miembros de la Comisión cuando considere inconveniente su gestión, a los fines para los que ha sido creada.

    Artículo 3º.- Destínase una partida global de treinta mil pesos ($ 30.000.00) anuales para cubrir los gastos que demande el funcionamiento de la Comisión. De esa cantidad, el setenta y cinco por ciento podrá invertirse con autonomía y juzgando discrecionalmente la oportunidad, conveniencia y destino del gasto, bajo el contralor interno de Contaduría y sin perjuicio del contralor correspondiente del Tribunal de Cuentas, el que podrá ejercerse con total amplitud, pero en forma tal que sea compatible con la reserva impuesta por la naturaleza del gasto.

    Artículo 4º.- La Comisión continuará funcionando hasta la terminación de la guerra mundial.

    Artículo 5º.- Comuníquese, publíquese, insértese y archívese.

    MINISTERIO DEL INTERIOR
    MINISTERIO DE HACIENDA
    Montevideo, Agosto 28 de 1942.
    BALDOMIR
    HECTOR A. GERONA
    JAIME MENDIVIL